07 Nov 2019

El Pinòs Nou, una apuesta por la calidad de leche con SUGARPLUS

get_the_title



Todo ganadero que tenga a su cargo un rebaño de vacuno lechero conoce de sobra la dedicación y el sacrificio que conlleva garantizar que sus animales estén en las mejores condiciones posibles para alcanzar una producción óptima (Pinòs Nou).

Sin embargo, las circunstancias de la vida, las condiciones del entorno, las fluctuaciones del mercado y el pago de la leche, a menudo por debajo de los costes de producción, han llevado a muchos ganaderos a plantearse si seguir dedicándose a esta actividad.

Sebastià Juanola Codina, propietario de la Granja El Pinòs Nou, es un ejemplo de “ganadero de toda la vida” que sigue luchando por mantener vivo el legado familiar que le dejó su padre, fundador de la empresa.

UN ENCLAVE ENVIDIABLE PARA UNA PRODUCCIÓN LECHERA EJEMPLAR

Al llegar a la Granja El Pinòs Nou, situada en el pequeño municipio de Pruit (Comarca de Osona – Cataluña), nos sumergimos en un paisaje que es un verdadero deleite para los sentidos, un entorno en total consonancia con la naturaleza apacible y tranquila del vacuno lechero.

El terreno de esta zona de semi-alta montaña no ofrece las condiciones idóneas para la producción agrícola, pero es rica en prados y pastos, por lo que es ideal para el vacuno.

LA ESENCIA DE UNA PRODUCCIÓN EQUILIBRADA

 VACAS EN ORDEÑO 

La producción lechera de la Granja El Pinòs Nou se basa en una premisa fundamental, el EQUILIBRIO.

Por ello, a pesar de que tiene capacidad para alojar a 200 vacas en ordeño y tiene una superficie de comedero para 220 vacas, el censo actual de la granja es de 170 vacas en ordeño, una cifra que permite a Sebastià centrarse en la calidad de la leche, alcanzando 11.500 kg de leche por vaca al año con 2 ordeños diarios.

 REPOSICIÓN 

La granja cuenta con una reposición propia del 32-33% y, desde hace 6 meses, han comenzado a inseminar con semen sexado para obtener las terneras de reposición. La crianza de estas terneras, al encontrarse en zona de montaña, resulta económica y llegan a la edad de inseminación en óptimas condiciones.

 ALIMENTACIÓN 

La alimentación de las vacas es uno de los principales factores limitantes de la producción lechera.

A este respecto, Sebastià siempre ha tratado de llevar una alimentación basada en el aprovechamiento y la optimización de los recursos. Así, la alimentación de las vacas se basa en el suministro de soja, maíz y pulpas, así como en el silo y heno de producción propia.

Si bien, no tienen tierras en propiedad, cuentan con aproximadamente 150 Ha de terreno cultivable alquilado para la obtención de materias primas para autoconsumo. Sin embargo, en los últimos años se han centrado principalmente en la producción de ensilado y heno, comprando el resto.

Respetar la naturaleza rumiante de las vacas, maximizando el consumo de forrajes es uno de los pilares productivos de la Granja El Pinòs Nou. Aun así, incentivar la ingestión de los silos puede convertirse en un verdadero reto para algunos productores, ya que no siempre resultan apetecibles para las vacas.

Para superar este escollo, hace ya 20 años, Sebastià se topó con la clave para estimular el consumo de los silos menos apetecibles, la adición de melazas que aumenten la palatabilidad con muy buenos resultados en el nivel de ingestión.

La entrada de Oskar Ayestaran, veterinario nutricionista de la Granja El Pinòs Nou, supuso un nuevo cambio estratégico: rescatar la sencilla idea de





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas